Clima e Internet


En términos de consumo y gasto eléctrico, es casi imposible determinar números exactos, la naturaleza compleja (y opáca) de la internet y la gran amalgama de infraestructuras, servidores y dispositivos finales que la componen hace que esta tarea sea muy difícil. Lo que más se suele ver han sido las "server farms" (en quilicura hay un data center de google, y no sé si terminaron de hacer uno en cerrillos), sitios en donde se concentra una cantidad masiva de súper computadoras monstruosas que necesitan muchísima electricidad. La famosa "nube", donde se almacena mínimo un 80% de todo lo que hay en internet, sea procesamiento de datos, videos de youtube, almacenamiento, redes sociales, servicios web, etc.



Lo que no se toma tanto en cuenta es el gasto energético que produce el mismo transporte de los datos a traves de la red, entre cableado, redes inalámbricas y tecnologías celulares. Se suele argumentar que las tecnologias modernas suelen ser cada vez más eficientes energéticamente, pero esa eficencia que ganan en ahorro energético (mientras se usan) es opacada por el hecho de que producir estas tecnologías "eficientes" es una actividad que consume más recursos. Es decir, lo que se gasta en minar los materiales necesarios, en el proceso de manufactura y en el transporte de estos dispositivos es más de lo que podría gastar el dispositivo durante su uso/vida útil. Una vez leí un artículo que explicaba como la implementación de energías renovables en europa no solucionaba ni aportaba casi nada a la mitigación de la crisis climática, debido a que esto lo único que conseguía era aumentar la cantidad de energía que se consume en total. Ósea, las energías renovables se están utilizando principalmente para "acompañar" a los combustibles fósiles, no para reemplazarlos, y en el proceso sólo estan consiguiendo que sigan subiendo las tasas de consumo.



Un PC, laptop, smartphone o tablet no consumen mucha energía por sí mismos, el gasto y el trabajo pesado se lo llevan los servidores, quienes se encargan de almacenar, procesar y mantener disponibles los recursos digitales para estos dispositivos. La cosa se está poniendo fea debido al "bit rate" (tasa de bits), o mejor dicho, el tamaño de los contenidos ha incrementando de forma muy acelerada por el uso de aplicaciones, servicios y entretenimiento que utilizan demasiados datos (streaming de video/audio, realidad virtual, IA, videoconferencias, 3D, etc.). Así mismo el tiempo que pasamos on-line suele ser mucho mayor gracias a las tecnologías móviles y los smartphones, que nos permiten conectarnos 24/7, a cualquier hora del día. El internet en sus inicios no tenía la capacidad para entregar aquellos contenidos, sólo tenía texto, algunas fotos y GIFs. Pero con la popularización de aplicaciones muy intensivas, el consumo energético se ha disparado de forma masiva, y pareciera ser que lo que más engancha son estos nuevos contenidos y aplicaciones (el tráfico de video es mínimo un 70% de todo el trafico de internet, probablemente todo concentrándose en youtube, netflix y pornografía)

Entonces, los requisitos de ancho de banda, velocidad y confiabilidad son tan altos que se necesita una infraestructura de red y servidores súper potente, por lo tanto el consumo energético sigue subiendo. Tambien es importante mencionar la energía consumida por los procesos de manufactura (altamente contaminantes) de servidores, de las laptops, de los teléfonos inteligentes, routers, switches, todo lo que después de fallar (o ser reemplazado) va a parar a vertederos (de aquí viene el termino "e-waste" o basura electronica, cuida tus dispositivos) donde se extraen los metales valiosos que contienen los dispositivos, mediante incineración (un proceso re-tóxico para la gente que hace estos trabajos, y para el planeta). Esto ocurre generalmente en países donde pagan horrible .



En conclusión, primero tenemos los procesos de manufactura, operación y desecho de todos los dispositivos que forman la infraestructura de internet (dispositivos finales, servidores, enlaces de red, fibra óptica, torres celulares y procesos industriales). En segundo nivel, el incremento de la cuota de consumo por persona (plataformas de video, serivicios de streaming, realidad virtual) y por corporaciones/gigantes tecnológicos (inteligencia artificial, big data, redes neuronales, reconocimiento facial, etc). En tercero, las nuevas propuestas de la "sociedad de la información", como las tecnologías celulares 5G, el internet de las cosas masificado, la automatización, la industria 4.0 y las "cuidades inteligentes". Una amalgama de cosas que además de seguir elevando el gasto energético de la red a un nivel nunca antes visto, proporcionaran una estructura unificada para dar lugar a medidas-dictaduras tecnológicas extremadamente autoritarias e invasoras de la privacidad, donde quizas no-conectarse o "salirse" de las aplicaciones ya no vuelva a ser una opción que tengamos a nuestra disposición.

Quizá esto podría detenerse sólo cuando las fuentes de energía se acaben o sean menores, o si los proveedores de internet colectivamente se organizaran para reducir las tasas de datos (fantasioso), o si nosotros mismos nos colocamos los límites. Esto último puede sonar raro pero es una estrategia que se aplica en diversos contextos, como la temperatura (baja el termostato, vistete mejor), el transporte (anda en bici, no en auto), la comida (prefiere organicos no envasados) y la iluminación (abre las cortinas y ventanas).

Se nos pasó la mano con las tecnologías de la informacion, con la forma en que se ha dado por sentado el uso de internet, sin tomar en consideración sus impactos sociales, políticos y ambientales, más allá de los beneficios que nos trae. A veces es díficil visibilizar/tomar acción contra estos problemas porque individualmente uno no entra en contacto con las consecuencias. En nuestras experiencias directas lo único que percibimos es la bella interfaz gráfica, la serie que tanto esperabamos, o la conexión 24/7 con familia, amigos o conocidos, la satisfacción de todos los servicios que nos brinda la conectividad (o mejor dicho, google, facebook, microsoft, apple, amazon, netflix, pinterest, las plataformas que concentran el 80% o 90% de las interacciones de internet). Quizás algo similar pasa con la basura y la crisis climática, uno no entra en contacto con los vertederos.

Pareciera ser que esto esta intencionalmente organizado para convertir todo lo que ocurre en internet en mercancía, mientras se pisotea a las personas (y al ambiente) que sufren las verdaderas consecuencias. O bien para que seamos adictos, haciéndonos creer que somos libres o que tenemos muchos beneficios. Yo igual creo que es necesario colocar límites si es que no queremos hacer cagar al planeta y a quienes lo habitan (y si no queremos estados autoritarios digitales o alguna distopía similar). Podríamos preferir utilizar tecnologías y software off-line, sin conectarnos a la red, que nuestros dispositivos nos ayuden a crear en vez de simplemente facilitar el consumo, o materializar el cliché "Usa la tecnología para que ella no te utilize a ti". Podríamos tener lugares públicos llenos de DVD's y archivos multimedia como alternativa al video on-line, o crear redes locales que nos conecten con las personas de nuestro entorno y realidad. Se podrían hacer un montón de cosas. Tiene que haber una vuelta atras. Uno nunca se imaginaría que el internet y sus servicios realmente gastan una cantidad considerable de energía. Pues lo digital aparenta ser "igualitario", de libre acceso para todos, ligero como una "nube". Sin embargo no es novedad que internet se ha convertido en un lugar controlado por unas cuantas empresas tecnológicas. La red de redes paso de ser un espacio para la especulación, la experimentación y la libre expresión, a ser otra industria más que es mantenida en base a la explotación, la desigualdad, la contaminación y la producción desmesurada.