Me pregunto (...) si la retórica del amor no es sino otro discurso y otra práctica mas que hemos adoptado desde el regimen hetero-sexual. En todo caso, es un discurso totalmente inofensivo y domesticado, algo que no molesta en absoluto al sistema patriarcal y homó-fobo. Por el contrario, los bollos, las maricas e incluso los trans son mucho mejor digeridos y aceptados cuando tienen pareja (...) y sobre todo cuando proclaman "su amor" (...) Como decía Foucault, lo que molesta al poder no son las relaciones homosexuales, sino la amistad (...) Es decir, la posibilidad de crear redes de amigos, apoyos, afectos, solidaridades, dificíles de localizar, que escapan al control social y que van más allá del modelo binario individualista o liberal: pareja-amor-matrimonio.

Extracto del libro Critica del pensamiento amoroso - Mari Luz Esteban, pdf aqui.